Por qué no es correcta la nueva pirámide alimentaria. O cómo hacerlo mal una y otra vez.

Ayer se publicó la nueva pirámide alimentaria española, realizada por la SENC. Y de nuevo es un desastre. O por lo menos, actualizada, actualizada…pues no está. (¿Algún día nos pondremos los Dietistas – Nutricionistas con estas guías o seguirán haciéndolas otras profesiones?).

Aquí la tenemos (y se puede consultar el documento original en éste enlace)

nuevapirámidealimentaria.jpg

¿Y porqué no me parece correcta?

Punto número 1: La pirámide de los alimentos es una guía alimentaria más. Como existe MYPLATE, la rueda de los alimentos y miles más que hay. De hecho, si hacéis un barrido por intenet, encontraréis alguna muy curiosa (en algunos países asiáticos con forma de peonza, en países latinoamericanos con forma de olla…).

Muchos nutris solemos preferir MYPLATE ya que suele ser mucho más sencillo para el paciente, pero soy de las que piensas que cuantos más recursos haya, mejor. Casi cualquier guía, con una buena explicación (no se dan al tuntún sin más) son buenos recursos didácticos.

Spanish_Spain_HEP_Jan2015-620x485

Myplate. Terriblemente útil en consulta 😀

Punto número 2: ¿En serio la podemos definir como nueva? Actualización a actualización es la misma una y otra vez.

A continuación podemos ver la pirámide de 2004 de la misma SENC (por poner un ejemplo), la cual es bastante similar: (si pincháis en el éste enlace   Guía Alimentación Saludable SENC podéis acceder al documento original)

piramide-nutricional-SENC-2004.jpg

Y para terminar, creo que hay algunos puntos que merecen ser cambiados: 

Pirámide “omnívora”: Creo que podría ser relevante reseñar que es una pirámide “omnívora”. Es decir, existen otras pirámides (u otras guías) para población vegetariana, vegana, ovo-lácteo-vegetariana, etc, totalmente válidas y compatibles con una alimentación saludable.

La mayoría de las veces, eliminar un grupo de alimentos (a excepción de frutas y verduras en global, si no existe una patología en las que estén contraindicadas: alergia, fructosemia, etc) no conlleva ningún problema, siempre y cuando la alimentación sea correctamente pautada (ponte en manos de un profesional para ello, de verdad).

Frutas y verduras deberían ser la base de la alimentación. Sólo en población deportista (ojo, deportista, no realizar actividad física programada 3 – 4 días a la semana, que es lo que, de base, deberíamos hacer todo) pondría los cereales y derivados a la misma altura que éstas.

Y sería más que ideal incluir que se prefieren integrales (mayor aporte de fibra y otros     nutrientes, mayor saciedad).

Derivados cárnicos: siguen apareciendo. A pesar de las recomendaciones de la OMS  con respecto a la carne roja y estos derivados, siguen teniendo presencia en unas guías alimentarias.

¿Por qué? Se podrían eliminar perfectamente. Recordemos que estamos hablando de unas recomendaciones para población genera.

¿Significa que si no aparecen no se pueden tomar? No. Significa que no son recomendables. Que cuánto más bajo sea su consumo, mejor.

Azúcares y dulcesMás de lo mismo. Si volvemos a la OMS (por citar un organismo oficial), las recomendaciones van encaminadas a disminuir en lo posible el consumo de azúcar. Y cuando hablamos de azúcar no nos referimos sólo al que añadimos al café, infusión, etc, si no al que no vemos de forma tan clara: galletas, precocinados, yogures u otros lácteos…

Al igual que con el grupo anterior, cuanto menor sea su consumo, mejor, por lo que creo que tampoco debería de estar presente en unas recomendaciones oficiales.

Alcohol

¿Eohmygod.gifn serio? ¿De verdad? ¿De nuevo la presencia de alcohol en unas recomendaciones? ¿Qué tipo de moderación se puede recomendar con una droga (sí, es una droga) que está relacionada con múltiples patologías?

Se puede consultar este texto de la OMS.

El consumo ideal siempre será 0, y me parece mucho más grave que aparezca en unas guías de recomendación de ingesta para población general.


Y entonces….¿hay alguna guía buena? Pues sí, a parte de MYPLATE (¿he dicho que me encanta?) podemos ver aquí una pirámide bien hecha y reciente (mayo 2015). Pirámide Australiana. Muy chula y muy correcta.

HealthyEatingPyramid2015-web

 

Así que creo que, además de quejarnos (que cuando se publican estas cosas, lo veo necesario), creo que nos toca ponernos las pilas a los Nutris y empezar a realizar Guías Alimentarias de calidad y prácticas. ¡A ello! 😉 

 

 

 

Navidad…¡oh! ¿Dulce? Navidad

Llegan las Navidades, lo cual puede supone unos días de relax, felicidad, familia en torno a una chimenea…

Ahora en serio, para mucha gente, estos días suponen un estrés extra por todas las preparaciones previas, entre ellas, las comidas familiares, de empresa, amigos, etc.

Este post trata de dar unas pequeñas pautas para que la Navidad no nos suponga un descontrol.

Lo primero es mentalizarse de que las Navidades no tienen porqué ser un exceso, en el que hay que comer y beber hasta que duela el cuerpo. No me cansaré de decir que las navidades NO DURAN 21 DÍAS, que son 5 – 6 comidas aisladas en 3 semanas: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes (y si se tiene alguna cena de empresa o de amigos).(También habría que reflexionar si es necesario quedar con todo el mundo en estos días a comer o tomar algo).

Podemos seguir una serie de pautas que nos puede hacer más fácil llevar las Navidades:

pautas

1. ¡¡MUÉVETE!!

Normalmente en Navidades no sólo no aumentamos, si no que reducimos la cantidad de actividad física que hacemos.

Hace frío, anochece pronto, múltiples compromisos y tareas, que el gimnasio cierra…Todas verdad, y todas excusas. Puede resultar más complejo encontrar un hueco pero es imprescindible, al menos, mantener el nivel de actividad física (a no ser que sea cero, que entonces lo mismo sí hay que aumentar…y mantenerlo después de estas fechas. Así ya cumples uno de los objetivos para un nuevo año 😛 )

También es una buena forma de romper con la “sobremesa infernal” que se extiende desde el final de la comida de Navidad hasta la cena de ese mismo día y en la que se suele seguir comiendo y bebiendo hasta la cena. Aunque el gimnasio esté cerrado, las calles no las quitan. Da al menos un paseo, porfi.   praying-hands-emoji

 

2. PLATOS MÁS LIGEROS

Estructurar la comida como un primero + segundo + postre, suele ayudar.

Intenta pautar de primer plato una sopa o crema de verdura, ensalada o verduras como tal (lombarda por ejemplo).

Cuida las formas de cocinado, evitando fritos, rebozados, empanados (carnes o pescados asados o a la plancha). Evitar salsas grasas y no sentir la obligación de probar los 15 sabores de canapés distintos (recuerda que hay más días de fiesta).

En cuanto al postre, si vas a tomar algún dulce navideño (por ejemplo, turrón), elige fruta. Lo siento pero tarta + turrones es mucho dulce se mire por dónde se mire.

Se pueden hacer brochetas de fruta o una macedonia con salsa de yogurt o zumo de naranja natural.

La bebida de elección siempre será el agua (más adelante veremos este punto).

platosmásligeros2

(Ni que decir tiene que si necesitáis un menú especial para estas Navidades, adaptado a las distintas patologías que pueda haber en la familia, o queréis hacer un menú distinto, no dudéis en consultar con un Dietista – Nutricionista, que para eso estamos 😉 )

 

3. DULCES SÓLO LOS DÍAS ESPECIALES

Evitar dejar una bandeja con dulces de forma perenne a lo largo de todas las Navidades. Es muy difícil controlar la ingesta de algún alimento si te apetece y lo tienes de forma constante a la vista.

Deja estos dulces sólo para los días “de fiesta”. Esto si les quieres consumir, si no te gustan,no te sientas obligado a tomarlos “porque es Navidad y cómo no vas a comer un trocito de turrón (para saber más de no dejarse “corromper” por familia y amigos podéis leer aquí.

Otro punto a tener en cuenta es que si nos acostumbramos a comer a diario dulce (chocolate, turrones, bollería, etc), cuando pasen las Navidades, habremos creado un hábito que nos va a costar más eliminar. Y sí, eliminar, porque el consumo diario de dulce no es positivo para ninguna persona.

dulces

 

4. NO IR CON HAMBRE A LAS COMIDAS PRINCIPALES

El día que tengamos una comida familiar no estar casi sin comer durante todo el día porque se vaya a tener una cena.

Podemos comer como lo hacemos habitualmente y, si se va cenar o comer más tarde de la hora habitual, tomar un pequeño tentempié (una pieza de fruta, un yogurt o un puñadito de frutos secos por ejemplo) 1 – 2 horas, para evitar llegar a la comida con demasiado hambre, lo que nos puede hacer comer con mayor ansiedad o picotear antes de la cena como tal. Revolotear por la cocina antes de la cena es más habitual de lo que se piensa y no nos hacemos ningún favor ni a nosotros mismos ni al cocinero que lleva toda la tarde allí encerrado.

 

5. ALCOHOL: EVITA O REDUCE EL CONSUMO

No es necesario beber alcohol en Navidades. Lo prometo. Y mucho menos si no lo sueles consumir. Con el alcohol pasa lo mismo que con los turrones: “No, si yo no suelo beber vino, pero es que ¡es Navidades!”. Bien, son Navidades, pero es una tontería consumir algo que no te gusta porque sea “tradición”.

Para los que sí os gusta el vino, cerveza, cava u otras bebidas, restringir el consumo. Alternarlo con agua. Elegir los momentos en los que los vais a tomar (antes de la cena en el bar o en la cena, o después de la cena). Pero, sobre todo, mentalizaros de que no es necesario incrementar (o introducir) el consumo de alcohol porque sean días de fiesta.

No proporciona nutrientes, no proporciona saciedad. Disminuye el consumo, o por lo menos, no insistas en que todo el mundo de alrededor lo tome.

alcohol

 

Y para terminar, un vídeo que me ha encantado (me da igual que sea una campaña de publicidad) y que me ha hecho un llegar un buen compi de carreras (gracias @ingdelabasura): Échale cabeza, calcula raciones, no tires comida. 

para ver el vídeo pinchad aquí: VÍDEO: COCINA CON EL CORAZÓN…Y CON LA CABEZA


Sólo me queda desearos que disfrutéis estas fiestas como más os guste, en la variedad está en gusto: VÍDEO FELIZ NAVIDAD