¿Cuándo debe acudir mi hij@ al Dietista?

Muchas veces oímos en consulta (y fuera de ella) la pregunta, ¿cuándo debe acudir mi hij@ al nutricionista? ¿no es muy joven para estar a dieta? ¿es adecuado? 

Hoy vamos a dedicar unas líneas a aclarar este punto. Vamos por partes:

  1. ¿Cuándo es adecuado que un menor de edad acuda a consulta?

Casi siempre se asocia la idea “consulta de nutrición” o “dietista” al hecho de bajar de peso y una dieta extricta y controlada en la que no puedes hacer el mínimo cambio. A estar pendiente de la báscula, a pasar hambre. A que seguro que mi niñ@ no va a meter todo lo necesario para crecer… Y no es así.

Ni siquiera en adultos las consultas de nutrición son de esta manera, y la forma de trabajar en nutrición infantil son completamente distintas a lo descrito en el párrafo anterior (más adelante os lo describimos 😉 ).

Y entonces, ¿cuáles son las razones para ir al nutri con mi hij@? Aquí tienes alguna, pero seguro que otros nutris os pueden decir mil más 😉

  • Introducción de los alimentos o alimentación complementaria 
  • Mala alimentación  
    • Alto consumo de bollería, embutidos y derivados cárnicos, snacks, refrescos
    • Bajo consumo de fruta, verdura, legumbres, etc
  • Desconocimiento familiar de lo que es una alimentación saludable: Parece una obviedad, pero debido al bombardeo constante que recibimos a través de los medios (TV, internet, radio), consejos de amigos, vecinos, compañeros, cambios en las directrices (ahora es malo el huevo, ahora es bueno) (de lo cual también hay que tener en cuenta a los medios de comunicación, lo siento), etc; muchas personas se encuentran perdidas a la hora de discernir entre lo que es una alimentación saludable y no lo es. Acudir a consulta en familia puede ser una gran ventaja. Realizar los cambios todos juntos, es el camino.
  • Alergias alimentarias: a huevo, proteína de leche, frutos secos, etc
  • Alimentación Adaptada a patologías: celiaquía, intolerancia a la lactosa o fructosa, dislipemias familiares, diabetes…
  • Nutrición Deportiva: Niños con un gasto energético alto y un entrenamiento específico, muchas veces es necesario adaptar la alimentación a estas mayores demandas y enseñarles a ser autónomos con su alimentación debido a los múltiples viajes que suelen tener.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (siempre, siempre, siempre, de la mano de un Psicólogo).
  • Y sí, también por presencia de Sobrepeso u Obesidad, pero no olvidemos que esto suele ser consecuencia de unos hábitos poco saludables (alimentación, no actividad física, sedentarismo en el día a día, etc).

Es decir, si tu hij@ no se alimenta adecuadamente o queréis aprender a comer todos juntos, es una muy buena opción. Sin centrarnos en el peso y teniendo en cuenta que los cambios se deben hacer a nivel general, toda la familia. Se presente o no sobrepeso los distintos miembros (sobre eso podéis leer más aquí).

2. ¿Cómo se desarrollan las consultas de nutrición infantil?

Lo más importante es perderle el miedo. Las consultas de nutrición infantil no se centran en la bajada de peso, si no en el cambio de hábitos.

No se sigue una dieta “al uso”, si no que se trabaja (igual que con los adultos, pero en este caso en mayor medida aún) con la educación nutricional, corrección de errores y de cambio de hábitos. Intentando que el propio niñ@ sea el responsable de su alimentación. Un punto importante es tener en cuenta que aunque nuestr@ hij@ aprenda a llevar una alimentación saludable, para la planificación, compra y el cocinado de los alimentos, va a tener que depender de sus padres o tutores, por lo que es importante que los adultos también nos responsabilicemos y asumamos el cambio. 

¿Y qué se pretende? Enseñar al paciente y a su familia a realizar una alimentación saludable. Como os hemos indicado anteriormente, la implicación no puede caer sólo en el niñ@, si no que toda la familia tiene que estar predispuesta al cambio. ¡A nadie le va a venir mal aprender a comer!

Seguro que os sorprenderíais de lo predispuestos que están la mayoría de l@s chavales a realizar cambios, a probar cosas nuevas, ¡a meterse en cocina!. Se necesita tiempo, sí, pero es un tiempo que invierte en salud.

Si os lo estáis pensando, no lo dudéis más. Seguro que en el futuro os lo agradecerá 😉

 

Rocío Diago Ortega, Dietista – Nutricionista de DcienciaSalud

(con la colaboración de una de mis compis, Marta Comesaña, que me ha echado una mano con los “peros” y correcciones”) 😉

Anuncios

Gluten, Celiaquía y Deporte. Breve repaso

El pasado día 16, realizamos la intervención de los jueves en el programa Valladolid Es Deporte de EsRadioCyL hablando sobre gluten y celiaquía, y profundizar acerca de los problemas que pueden surgir al realizar un deporte.

Este texto pretende ser un post breve sobre lo hablado,  ya que suele ser un tema en el que suelen surgir bastantes dudas. A pesar de todo, cualquier duda que os surja o cualquier cosilla que queráis comentar, lo podéis hacer en el apartado de comentarios sin problema 😉

Podéis consultar el audio de este día aquí , (a partir del minuto 45), o la introducción previa al tema, realizada por Sandra de la Cruz, la semana anterior: aquí (minuto 47).

¿QUÉ ES EL GLUTEN? 

El gluten es una proteína contenida en algunos cereales: trigo, cebada y centeno. En la avena no está presente, pero puede estarlo debido a la contaminación cruzada (muchas veces la avena se almacena o manipula junto con cereales que sí lo contienen).

¿QUÉ ES LA CELIAQUÍA? 

Es una enfermedad de carácter sistémico (afecta a todo el cuerpo, y no sólo a nivel digestivo) en la que interviene el sistema inmune.

La prevalencia es en torno al 1% de la población y existe una gran parte de pacientes sin diagnosticar. Debemos tener en cuenta que la patología se puede encontrar latente, es decir, sin manifestaciones clínicas.

Dentro de los síntomas más frecuentes no sólo se encuentran los digestivos (náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, meteorismo), si no que podemos encontrar: pérdida de peso, pérdida de apetito, anemia ferropénica, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, etc.

Para realizar un diagnóstico es necesario un examen clínico + analítica sanguínea + biopsia intestinal.

¿QUÉ ES LA SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELIACA?

Actualmente se está definiendo una nueva entidad, la Sensibilidad al Gluten No Celiaca (SGNC), en la que, pacientes que sin haber podido ser diagnosticados como tal de enfermedad celiaca, presentan síntomas digestivos (y extradigestivos) similares y mejoran ante la retirada del gluten.

Es más frecuente y más difícil de diagnosticar que la celiaquía, y es necesario tenerla en cuenta para aquellos pacientes que sin ser celiacos, mejoran la sintomatología ante la retirada del gluten.

¿SIN GLUTEN, MEJORA EL RENDIMIENTO? ¿EMPEORA? 

Metiéndonos un poco en deporte, ¿existen mejoras o empeoramientos en el rendimiento al consumir o no gluten?

En una persona que presente celiaquía o SGNC, llevar una alimentación sin gluten no tiene porqué empeorar el rendimiento, siempre y cuando la alimentación sea saludable.

Es decir, hay que llevar una alimentación saludable exenta de gluten, lo cual no consiste en comer “productos sin gluten” procesados. (Podéis produndizar un poco más en este punto en este vídeo del Dietista-Nutricionista Aitor Sánchez (MidietaCojea).

Si surgen dudas, siempre es recomendable consultar con un Dietista – Nutricionista, y más si se tiene un nivel de actividad física intensa y no sabemos como sustituir las fuentes de hidratos de carbono por otras opciones sin gluten.

Así mismo, en una persona que no presente Celiaquía o SGNC (o alguna patología que curse con una menor tolerancia al gluten: algunos casos de Artritis Reumatoide, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, etc) el rendimiento no va a aumentar. No es, por lo tanto, una estrategia para incrementar el rendimiento.

¿QUÉ ASPECTOS SE DEBEN TENER EN CUENTA CUANDO SE FORMA PARTE DE UN EQUIPO?

Siempre que se forma parte de un equipo es necesario tener en cuenta las patologías presentes. Es importante tenerlo en cuenta:

  • Padres (si el paciente es menor)
  • Propio paciente: Es necesario hacer responsable de su alimentación, aunque sea un niño, ya que es una condición con la que va a tener que convivir toda la vida y porque muchas veces va a estar con otras personas (compañeros de deporte o de clase) sin la presencia de los padres y tiene que saber lo que debe hacer en ese momento
  • Cuerpo técnico: Es necesario que conozca (y entienda) lo que es la propia patología y vea la importancia de seguir el tratamiento y las consecuencias de no seguirlo. Así mismo, es necesario saber transmitirlo a:
    • cocinero, camareros, etc (personal encargado de realizar y servir las comidas): Es necesario tener en cuenta tanto alimentos sin gluten como contaminación cruzada en cocina y comedor.
    • resto de los compañeros del equipo: contaminación cruzada y presencia de alimentos procesados

Sobre todo, es necesario tener en cuenta que presentar Celiaquía o SGNC no es una asunto de moda y que es hay que llevar el tratamiento siempre, también cuando se está de viaje, y que en estos casos, por un día sí pasa algo, ya que pueden conllevar consecuencias negativas para la salud del paciente.

 

Rocío Diago Ortega

Dietista – Nutricionista DcienciaSalud

¿QUÉ ES SER DIETISTA – NUTRICIONISTA?

La verdad es que empiezo este post sin saber muy bien de lo que voy a hablar…ni lo que va a salir. Igual que en otras ocasiones, cuando he participado en propuestas similares (#sanidaddesnutrida) he evitado leer post de compañeros para no influenciarme.

Empiezo a escribirlo después de una consulta de las que me encantan. Miles de patologías juntas y gente perdida sin saber qué comer. E irremediablemente va a influir enormemente en lo que cuente.

Supongo que habrá más de un post explicando que somos una profesión sanitaria, las distintas competencias que tenemos, las diferencias entre nosotros y otras profesiones…así que es algo que no voy a tocar.

Para mí ser Dietista – Nutricionista es lo que me he ido haciendo (y lo que me seguiré haciendo) desde que salí de la facultad y empecé a ver pacientes. Primero unos pocos, después unos pocos más.

Es cada cosa que aprendo de ellos, cada prejuicio que me quitan (que ya han sido muchos y que espero que sean mucho más), es cada hora dedicada delante de libros, ordenador o rompiéndome la cabeza para cuadrar una alimentación o ver la forma de llegar al paciente.

Es cada GRACIAS en consulta (de los que se dan con los ojos), cada historia que te ofrecen, cada hábito mejorado, cada duda resuelta. Es cada consulta–lucha (sí, porque también las hay), cada aprendizaje propio, cada persona que descubres y que te cambia un poquitito por dentro. Porque muchos de ellos han hecho más por mí que yo por ellos, y sin ni siquiera saberlo.

Para mí es más que mi profesión. Me ha ido conformando a lo largo de todos estos años. Y quedaría fenomenal decir que ha sido mi verdadera vocación desde niña, pero siendo la segunda promoción de Valladolid, ni sabía que existía hasta el mismo momento de escoger lo que quería de hacer. Lo mejor de todo es que, pese a eso, ha conseguido enamorarme poco a poco.

 

Rocío Diago Ortega

Dietista – Nutricionista DcienciaSalud

 

PD: La foto que he elegido para este post no la quería buscar en un banco de imágenes. Es lo que es mi día a día. Sin adornos ni florituras. Y creo no puede ser más bonito 🙂


 

Este post queda englobado en la campaña desarrollada por el Consejo General de Dietistas – Nutricionistas para el Día Mundial del Dietista – Nutricionista 2017.