Salir a comer con los niños: Hay un mundo más allá del Burger

Os dejo el artículo escrito para El Norte de Castilla, gracias a CODINUCyL : SALIR A COMER CON LOS NIÑOS: HAY UN MUNDO MÁS ALLÁ DEL BURGER

Podéis consultarlo en el enlace al artículo aquí o a continuación:

283791_396494007074434_936692718_nPensemos en una situación muy común en nuestro día a día: salir a comer o cenar fuera.

Si cuando salimos con amigos o con la pareja, siempre pensamos en un restaurante y muy pocas veces en sitios de comida rápida, ¿porqué esta siempre es la primera opción (si no, muchas veces, la única) cuando salimos a comer con nuestros hijos?

Lo mismo podemos decir de las celebraciones de cumpleaños. ¿Alguien no se siente obligado a celebrar el cumpleaños de su hijo en uno de estos locales?  ¿O que sea él uno de los asistentes si lo celebra un amigo? ¿Por qué no nos planteamos otras opciones?

Podemos pensar que “Sólo se cumple años una vez al año y es lo que al niño le gusta”, “Allí están entretenidos y pueden gritar y jugar lo que quieran”,  “Lo hacen todos, como no va a celebrarlo allí él”…

Podemos darnos miles de argumentos y pensar que no va a servir de nada o que no es relevante en la alimentación de nuestros hijos elegir estos restaurantes en la celebración de cada cumpleaños…o una vez al mes…o una vez a la semana…o después de entrenar (“Es que oye, que se lo merecen, que han estado corriendo toda la tarde”. No nos engañemos. No ha sido toda la tarde. Y lo que se merecen es comer adecuadamente para reponer la energía y los nutrientes necesarios. Y el menú del Burger no se lo va a dar. De verdad).

Podemos quedarnos en esto…o podemos actuar y elegir una mejor alimentación para nuestros hijos. Prueba.

Prueba a llevarles a otro tipo de restaurantes. A dejar la cena después del entrenamiento ya preparada. A celebrar un cumpleaños con una merendola en casa (probablemente mucho más económico y más saludable). A que te vean cenar y disfrutar de una cena con ellos que no sea necesariamente en un restaurante de comida rápida.

Sal a un restaurante con tus hijos. Que vean que disfrutas con otro tipo de alimentación. No es buena estrategia maldecir el sabor de unas acelgas si pretendes que tus hijos las coman.

Intenta que siempre haya un plato de verduras en el menú (ensaladas variadas (prueba con aquellas que tengan frutos secos o fruta), parrilladas de verduras, cremas, escalibadas).

Introduce revueltos, tostas o algo marisco (gambas, pulpo, sepia), carnes o pescados a la plancha o asados, evita las salsas “para todo” (“disimular” el sabor del pescado con kétchup no es buena opción si lo que queremos es que abra su abanico de sabores).

¿Qué queréis hamburguesas? Opta por una de buena calidad: pan (no pan de hamburguesa), carne de primera, verduras u hortalizas. Evitando añadir además bacon, huevo frito, etc.

y acompáñala con una ensalada mejor que con una rueda de patatas fritas con salsas.

Pero, sobre todo, recuerda que hay un mundo más allá de la comida rápida y que está en nuestras manos mostrárselo a los más pequeños.

bebe-comiendo-pasta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s